Mente

¿Qué puedes aprender de los niños para ser más feliz?

imagen de como aprender de los ninos para ser fleiz -

Aunque alguna vez fuimos niños, una vez que nos hacemos grandes perdemos ese toque de inocencia y el asombro con el que los niños ven al mundo. ¿Has notado que los niños siempre están felices, y aunque se caigan o les regañen al poco tiempo vuelven a entrar en ese estado de felicidad?

Lamentablemente, los adultos no somos así, pues cuando algo desagradable sucede nos enfocamos en eso y pasamos todo el día sumidos en esa energía negativa. La felicidad es una emoción que se produce cuando estamos satisfechos con algo, sin embargo, esto depende más de nosotros que de algún estímulo externo. Según Gananci, estas son las cosas que debes perder si quieres ser feliz.

¡Qué distinto sería el mundo si no dejáramos de lado la esencia de la niñez! Definitivamente sería mucho más sencillo llevar la adultez, sin ponerle tanta cabeza y energía a los problemas. Tal vez no quede nada de niño dentro de ti, pero si observas por largo tiempo a un niño aprenderás lo siguiente:

  1. Vive el hoy

No existe niño que se aflija por lo que sucedió en el pasado, ni mucho menos que se preocupe por lo que pasará mañana. Ellos simplemente viven el presente y los disfrutan al máximo. A ello se debe el montón de travesuras que a veces hacen, ¿crees que sí se afligieran por las consecuencias del futuro actuarían de la misma manera?

Definitivamente, no.

  1. Haz lo que desees

Los niños no se cohíben ni un segundo en hacer lo que les nace. Si quieren jugar, juegan; si tienen hambre, piden comida; si tienen una opinión, la dicen. En cambio los adultos, dejan de hablar, de hacer y de pedir cosas por miedo a ser juzgados. No te prives de hacer lo que desees, siempre y cuando esto no sea para hacer daño.

  1. No hables si no quieres hacerlo

Muchas veces cuando no nos sentimos bien, queremos callar y estar solos. Los demás, al vernos así, nos presionan a hablar y si no lo hacemos nos juzgan. Los niños cuando no quieren hablar o jugar simplemente dicen que no quieren hacerlo y los adultos respetan su decisión. Así como los niños, tienes todo el derecho de callar y hablar cuando quieras hacerlo, no importa lo que digan los demás.

  1. Muévete

¿Alguna vez has visto a un niño que permanezca inmóvil? Los niños corren y caminan todo el tiempo, ya que esto les ayuda a sentirse libres y a liberar tensión. Por esta razón, es que una vez que les da sueño caen como una roca en la cama. Copia esto de los niños, pues como adulto debes tener momentos de estrés, y una salida a caminar o correr al final del día puede ayudarte a liberar todo ese estrés.

  1. No te tomes la vida tan en serio

Si observas el comportamiento que tiene un niño después de que alguno de sus padres lo regaña, notarás que su estado anímico estará bajo por un corto período de tiempo, ya que al cabo de un rato seguirá jugando y actuando como si nada hubiese pasado. Los niños no se concentran en los negativo, todo lo contrario, ponen toda su energía en lo que les hace sentir bien.

  1. No te compares con nadie

Los adultos solemos compararnos y minimizarnos ante los demás. Es importante que entiendas que cada quien tiene personalidades y vidas distintas, así que no pierdas tu tiempo en las comparaciones pues es imposible que todos podamos ser y tener lo mismo. Para los niños no existen las comparaciones, ellos sólo ponen su atención en divertirse y en hacer amigos. Si no sabes cómo hacerlo, échale un vistazo a estos consejos útiles para hacer buenos amigos.

  1. Perdona a los demás

Los niños no son rencorosos, si algo les molesta, se les olvida rápidamente al hacer alguna otra actividad que les divierta. En cambio, a nosotros los adultos, nos cuesta mucho perdonar cuando alguien nos lastima, sin importar lo pequeño que sea el motivo. Si todos olvidáramos lo malo como lo hacen los niños, definitivamente tuviéramos relaciones más sólidas y no perdiéramos el contacto con aquellos que tanto amamos.

Es triste que perdamos esta bonita manera de ver el mundo cuando crecemos. Pese a ello, si tenemos conciencia de esto y trabajamos por recuperar nuestro niño interior, no habrá manera de que no podamos comenzar a percibir las cosas de otro modo. Sonríe siempre y cada vez que dejes de sentirte bien busca a quien besar y abrazar, ¡el mejor método para aliviar los problemas!

Share Button

Author: Edith Gomez

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.Twitter: @edigomben

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *